Sos del Rey Católico

Sos del Rey Católico - Villa medieval

Cómo llegar

Vamos a visitar una de las Cinco Villas, partiendo desde Zaragoza es la más lejana y para alcanzarla habremos de pasar antes por todas las demás, así pues iniciamos viaje en busca de la primera de ellas, Tauste.

Tomamos dirección a Tudela hasta el desvío a Alagón, que cruzaremos por la A-126. Carretera con buen piso que, por ser domingo, nos permite una conducción relajada por el poco tráfico. Así, en un suspiro, nos encontramos con Remolinos y después Tauste, que podremos cruzarla entrando por la primera rotonda, o rodearla siguiendo hacia Tudela y en la segunda rotonda tomar la A-127 camino de Ejea, la siguiente de las Cinco.

En este tramo vamos a circular por largas rectas, que bien parecen un corte de cuchillo en las vastas aradas de cereal que atravesamos y que nos recuerdan que estamos en el granero de Aragón donde, según el momento de nuestra visita, podemos encontrar distintas y variadas tonalidades en el paisaje, desde los fríos marrones del invierno hasta los dorados ocres del verano, pasando por los amplios mantos verdes en primavera. Pondremos, por citar algo, una salvedad a este espectáculo y es el coincidir en nuestro paseo con día de riego, que aquí es por aspersión y que a los moteros nos supone una inesperada y molesta ducha difícil de evitar.

Al llegar a Ejea también podemos optar por cruzar la localidad o rodearla tomando en la rotonda dirección a Sádaba, la tercera de las Cinco, y que alcanzaremos tras una interminable recta de 21 Km. Al paso por el lugar, aquí si que es necesario cruzar el núcleo urbano, tenemos un desvío a la derecha que nos indica Uncastillo, la cuarta de las Cinco, causándonos sorpresa que poco mas adelante hay un desvío a la izquierda que nos anuncia Carcastillo y al frente Castiliscar, por donde pasamos, localidades todas muy vinculadas a baluartes y fortificaciones defensivas que nos hacen percibir que esta zona fuera frontera entre los reinos de Navarra y Aragón.

Venimos apreciando cambios en el paisaje, se hace más agreste, la monotonía del labrantío esta siendo sustituida por la frondosidad del arbolado y de la amplia llanura, al poco de franquear el municipio de Novellaco, iniciamos el ascenso al puerto de Sos, último tramo de nuestro viaje con cómodas curvas que nos ayudan a remontar los 856 metros hasta coronarlo.

En el descenso enseguida avistaremos nuestro destino, surge Sos del Rey Católico con sus torres y torreones recortándose en el firmamento azul, ésta es la última de las Cinco Villas y su capital desde el año 1711.

El lugar

La villa de Sos del Rey Católico se encuentra situada geográficamente en el extremo noroccidental de la provincia de Zaragoza, limitando con la vecina comunidad foral de Navarra. Ubicada en la Sierra de la Peña, en una elevación rocosa del terreno que le convirtió, durante mucho tiempo, en plaza fuerte. Tras ser reconquistada en el siglo X, e incorporada al Reino de Aragón por Ramiro I,  tomó gran importancia como ciudad fronteriza con el de Navarra.

Esta atalaya defensiva posee una intensa historia que nos ha dejado como legado uno de los conjuntos monumentales aragoneses más bellos y representativos. La vista panorámica de Sos es sumamente atractiva desde todas las perspectivas. De sus tejados emergen la torre del castillo, construido por Ramiro II el Monje (siglo XII), desde donde se domina la mejor panorámica de la villa y sus alrededores, con la iglesia de San Esteban a sus pies, sobre otro promontorio se alza el palacio de los Sada, con la iglesia de San Martín.

Una ondulada carretera de circunvalación rodea enteramente el casco urbano y nos permite contemplar la medieval estampa exterior, con rampas que suben a las bien conservadas siete puertas de entrada, protegidas por buhardas o flanqueadas por torres, y el pétreo caserío adosado a la muralla por su cara de intramuros.

Las calles de su casco histórico están muy bien conservadas y hace que nuestro paseo se convierta en un viaje al pasado porque en ellas parece dormir el silencio de los siglos. Su discurrir es estrecho y empinado, empedradas y habitadas, decoradas por casas de piedra, portadas con dovelas y escudos, aleros, ventanas góticas y renacentistas, y pequeños palacios de los siglos XV y XVI.

Todas ellas fueron un día testigo de la práctica de la trashumancia, hoy en día extinguida por completo en este paraje aragonés, pero de la que en aquellos tiempos vivieron sus gentes. Muchas de estas travesías desembocan en el centro del pueblo, la Plaza de la Villa, donde se encuentra el Ayuntamiento, que se compone de un bello conjunto artístico del siglo XVI.

Además cuenta entre sus callejones con otros notables edificios que ostentan títulos nobiliarios fruto de su esplendor pasado como la casa palacio de los Sadas, hidalgos honrados a quienes el rey don Juan y la reina su mujer favorecían alojándose en ella cuando las ocasiones de la guerra, con que allanaron Navarra, les obligaba a pasar por aquella frontera. Y allí nació el monarca aragonés, en una de estas visitas, nuestro rey Fernando el Católico, en cuya memoria podremos encontrar numerosos vestigios. Todos estos son elementos que se funden para crear un armonioso monumento que fue declarado Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural en el año 1968.

Ampliando la imagen superior podremos ver con mas detalle el plano de la villa con la ubicación de los múltiples puntos de interés. De todos ellos puntualizo a continuación algunos, por ser los más representativos, aunque sinceramente creo que todas y cada una de sus piedras son merecedoras de admiración, nos hallamos en un magnífico territorio museo.

01 - Iglesia  y Cripta de San Esteban

La iglesia parroquial de San Esteban, de estilo románico, edificada en el siglo XI, se encuentra en la parte más alta de la Villa, a los pies de los restos del castillo y se llega a ella por una especie de túnel. Se compone de tres naves con aspecto de fortaleza y en cuyo interior podemos encontrar, además de otras importantes muestras artísticas, la Cripta de la Virgen del Perdón, con bellas pinturas murales de estilo gótico datadas en el siglo XIV, y guarda una de las mayores joyas del siglo XIII que nos recuerda uno de los hechos históricos más emblemáticos de esta villa -el nacimiento de un Rey-, la pila bautismal que sirvió para dar las primeras aguas a Fernando II de Aragón y donde los hijos de Sos, hoy como ayer, siguen recibiendo las aguas bautismales. Cabe realzar igualmente su portada románica decorada con figuras humanas que acusan el paso del tiempo y un tímpano en el que se representa un Pantocrator.


02 - Castillo de Peña Feliciana

Es el centro de todo un recinto amurallado y fortificado en el siglo XIII.  Para acceder a sus salas hay que hacerlo por la fachada que da paso al patio desde donde se puede divisar la Torre del Homenaje, situada en el centro, de estructura cuadrada y rematada por almenas. Una vez dentro, su grandiosidad permite divisar desde cualquier punto las montañas pirenaicas. La torre, como muchas del Pirineo, es de 6 m. de lado, una puerta dovelada de acceso y en la parte más alta unas arcadas ciegas para embellecer el conjunto. Está rematada de almenas reconstruidas en la restauración que se realizó en 1941.


04 - Palacio de Sada

Este palacio fue levantado sobre las ruinas de un antiguo castillo y reformado en los siglos XVI y XVII. Se trata de la mansión nobiliaria donde nació Fernando el Católico en 1452 y que hoy se ha convertido en un centro de interpretación donde, por medio de paneles y audiovisuales, en una visita guiada, se nos permite conocer mejor la vida y época del monarca. Es de austera fachada rematada con almenas que le dan un cierto aire de fortaleza y en ella podemos apreciar un bello escudo de los Sada, marqueses de Campo Real.

Existen otros edificios religiosos como la ermita de Santa Lucía, románico tardío del siglo XIII y antes conocida como iglesia parroquial de San Miguel Arcángel; la iglesia de San Martín de Tours, capilla privada del palacio de la familia Sada; el monasterio de Nuestra Señora de Valentuñana, llamado antes de Entrembasaguas, habitado por carmelitas descalzas en el siglo XVII. En las afueras de la población se encuentran otras ermitas como la del caserío de Barués, la de la Virgen de Serún y la de Nicolás de Ceñito, casi todas de estilo románico.

Creo que la excursión está plenamente justificada en cualquier momento. Sos tiene mucho que ver y que admirar. Es tanto como sentirse uno rodeado por la historia y el arte, sumergido en un pasado que habla, todavía hoy, con voz clara y potente.

Nos parece que debería ser la villa más visitada de la provincia, después de contar con un parador excepcional donde la Diputación logró lo que parecía imposible, y, según nos cuentan, no llegan los visitantes en el número que hace esperar la historia y el arte que afloran por doquier.

 

Ver imágenes

Ver imágenes de sus calles

Ver ampliación
Ver imágenes
Ver ampliación
Ver imágenes
Ver ampliación

Dónde almorzar

No tendremos problema alguno para la restauración en esta localidad porque está bien preparada para recibir al turista, podemos encontrar hasta ocho lugares diferentes donde hacerlo, y tiene hoteles, y fondas, y albergues, y casas de turismo rural, y hostales, hasta un parador.

Nosotros lo hicimos en Vinacua y no por casualidad, un hotel de nueva construcción que nos indicaron en la gasolinera, supongo que por ser el más próximo y de fácil acceso. Nos atendieron rápido y trato fue normal, tal vez el precio elevado pero admisible por estar, como decimos, en lugar turístico.


HOTEL VINACUA

Pintor Goya. 1

Tel. 948 888 071

Sos del Rey Católico (Zaragoza)



(c) 2009   Ignacio Gonzalvo


Localidad:

SOS DEL REY CATÓLICO


Distancia de Zaragoza: 127 Km.


Tiempo estimado: 02h08


Comarca: CINCO VILLAS


Provincia: ZARAGOZA


Población: 813 habitantes


Altitud: 652 m.

Galería