Loarre

Loarre - El Castillo románico

Cómo llegar

Ruta muy cómoda que iniciamos saliendo de Zaragoza por la autovía de Huesca, E7-A23, que recorreremos casi en su totalidad hasta llegar a la salida 571, en los alrededores de Huesca.

Enlazaremos con la carretera de Pamplona, A-132, para girar a la izquierda en dirección a la localidad de Ayerbe.

Seguiremos por esta carretera durante unos quince km. para, una vez sobrepasada la población de Esquedas, desviarnos a la izquierda por la A-1206 que nos llevará directamente hasta la localidad de Loarre donde iniciaremos la corta y empinada escalada al castillo, cuya impresionante estampa nos servirá de guía en este último trecho que se encuentra perfectamente señalizado, no abandonando el ascenso hasta alcanzar una altitud de 1070 m. desde cuya atalaya podremos obtener una espléndida imagen de la Sotonera.

El lugar

El castillo de Loarre es una impresionante fortaleza románica situada sobre la sierra del mismo nombre desde cuya posición se tiene un control sobre toda la llanura de la Hoya de Huesa y en particular sobre Bolea, población cercana que fue principal plaza musulmana de la zona y que controlaba las ricas tierras agrícolas de la llanura.

Cuenta una de las leyendas de Loarre que, paseando San Demetrio por esta zona con su mula ciega, ésta dio un traspiés y cayó. Tanto la mula como el Santo murieron pero, antes de morir, dijo que en el monte de Loarre no volvería a nacer planta de romero y así ha sido: podemos encontrar en otras zonas esta variedad aromática menos en este monte.

Se asienta sobre un promontorio de roca caliza que utiliza como cimientos. Es una característica que suponía una gran ventaja defensiva, ya que así los muros no podían ser minados (técnica habitual en el asedio de fortalezas, que consistía en construir un túnel por debajo del muro para después hundirlo y abrir así una brecha por la que asaltar). Además se encuentra rodeado por una muralla con torreones.

Construido sobre los restos de una antigua fortaleza romana se dice de él que es el castillo románico de mayor importancia de España. Su planta es irregular y posee doble muralla con torres cilíndricas.

Se encuentra en bastante buen estado de conservación (salvo la parte mas antigua del castillo que está más deteriorada) y se le ha considerado como la fortaleza románica mejor conservada de Europa.

Fue construido en el siglo XI por orden del rey Sancho III, para servir como avanzadilla desde la que organizar los ataques contra Bolea. Durante el siglo XII la zona deja de ser fronteriza y el castillo pierde su función inicial de avanzadilla contra las tierras musulmanas.

La construcción primera fue posteriormente ampliada a la que conocemos hoy en día durante el reinado de Sancho Ramírez, bajo cuyo reinado se procedió a la fundación de un monasterio en dicho castillo, por lo que pasó de ser residencia real a convento de agustinos.

Para poder entender las sucesivas ampliaciones que tuvo el castillo y no perderse en la obligada visita a la fortificación, a continuación facilitamos plano con la planta del castillo obtenido, junto con sus explicaciones, de la revista que publica la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre.

De forma esquemática se han asignado colores a las diversas etapas constructivas; tema éste sujeto a cambios u opiniones; puesto que algunas de las estructuras asignadas a Sancho III El Mayor, probablemente fueran obra de su hijo Ramiro I.

En color rojo, el primer recinto fortificado realizado por Sancho III El Mayor, con sus cuatro torres en amarillo, destacando la albarrana, extramuros, que, con las obras necesarias para acoger una comunidad canónica agustiniana en 1.071, quedó privada de su función e incluida dentro del conjunto religioso-militar.

En color azul, la gran reforma de Sancho Ramírez, supone el apogeo del castillo, con su iglesia de San Pedro como edificación más exquisita e innovadora tanto en lo escultórico como en lo arquitectónico.

En color verde, la muralla, defendiendo a una población que habitó junto al castillo hasta 1.505. De cronología tardía si bien alguno de sus tramos debe ser mucho más antiguo de lo que se le atribuye, en especial los contiguos a la fortaleza.

El recinto fortificado alcanza los 2.200 metros cuadrados y estas son algunas de las partes destacadas, aunque todo el conjunto es digno de mención y atención en nuestra visita:

Cripta: La encontramos en la primera planta, a mitad de la gran escalinata de acceso, a la que se accede por una puerta sencilla y de medio punto con una inscripción en su cima que reza "Santa Iglesia de nuestro Señor Jesús, Redentor de los hombres, principio y fin de todas las cosas", es de planta semicircular con bóvedas de cañón y de cuarto de esfera. Capiteles de labra sencilla antiguamente dedicada a Santa Quiteria y en ella destaca su increíble acústica.

Escalera: Escalera principal o de Honor, situada debajo de la iglesia de San Pedro, consta de veintisiete peldaños. Desde ella se accede a la Cripta y al Cuerpo de Guardia. Está dividida en tres alturas, una central y dos laterales mas estrechas y elevadas por las que se tenía que transitar, según cuentan, cuando llovía para librarse del agua que baja por la parte central.

Iglesia de San Pedro: Está dedicada al patrón del monasterio, consta de una nave trapezoidal de dos tramos, que termina en ábside semicircular. Destaca la serie de capiteles esculpidos, un total de ochenta, con motivos puramente ornamentales y de temas simbólicos, quizás pretendiendo exponer plásticamente la lucha entre el bien y el mal. Llama la atención la cúpula, poco habitual en el románico y de ella, desgraciadamente, se desconoce el paradero de sus pinturas

Pabellón Norte: Se trata de una estancia subdividida por arcos que parten del suelo en siete tramos. Posiblemente fuera levantado hasta tres pisos de altura y destinado quizás a dormitorio común de los canónigos agustinianos.

Torres: La del Homenaje de planta rectangular y destaca sobre todo el conjunto, tiene una altura de 22 metros y en su interior alberga cinco plantas. Esta rematada por almenas y tiene ventanas de arco de medio punto en las mismas almenas, a cielo abierto. Pertenece a la fabrica del Castillo pre-románico. La Torre de la Reina es también de planta rectangular de tres alturas, tiene ventanas sencillas de arco semicircular y ventanas de dobles arcos con ajimeces.


Visitas: Tras aparcar, en el amplio parking, podemos dirigirnos andando al centro de visitantes, dotado con servicio de bar, recepción y tienda, donde se puede descansar del camino y adquirir las entradas al castillo, que son obligatorias.

Por un módico suplemento en la entrada se puede contratar la visita guiada que, a parte de documentarnos suficientemente, siempre velaran por la calidad de nuestra visita.

Los horarios de las visitas, del 16 de Marzo al 15 de Septiembre, son de 10 a 14 horas y de 16 a 20 horas.


Dónde almorzar

Tenemos amplias posibilidades, dependiendo de la ruta que elijamos para  regresar. Si optamos por hacer un alto en el pueblo y visitar Loarre (muy recomendable para visitar la Iglesia de San Esteban y dar un paseo por sus tranquilas calles) podemos aprovechar para comer estupenda comida casera en:


RESTAURANTE-ASADOR CASA D'CAMINERO

Carretera. 8

Tel. 074 382721

Loarre (Huesca)


(c) 2007   Ignacio Gonzalvo


Localidad: LOARRE


Distancia de Zaragoza: 102 Km.


Tiempo estimado: 01h14


Comarca: HOYA DE HUESCA


Provincia: HUESCA


Población: 412 habitantes


Altitud: 773 m.

Galería