Hoz de Jaca

Hoz de Jaca - Mirador del muro

Dedicatoria

Esta ruta la realizamos hace un tiempo ya, el 24 de Junio de 2007, desde entonces ha permanecido en el archivo de la memoria como una tarea pendiente de una ocasión especial para salir a la luz.

Quisiera aprovechar la publicación de este reportaje para plasmar un recuerdo especial al amigo Pedro Martín, buen aficionado a estos paseos y compañero que ha sido durante muchos kilómetros de ruta. Circunstancias de la vida, ajenas a nuestra voluntad muchas veces, han hecho que nos veamos privados de su siempre agradable compañía, esperamos, en un futuro no muy lejano, poder volver a tenerle con una moto entre nosotros y, si ese no fuera el caso, nos satisface pensar que contaremos siempre con su amistad.

Cómo llegar

Viajamos al Pirineo hacia donde, como todos ya sabemos, cada día vamos teniendo mejores carreteras (despacito pero sin pausa) que nos posibilitan un cómodo viaje de acceso.

Iniciamos ruta por la A23/E7 hasta la cercana Huesca, la cual sobrepasamos por la autovía casi sin percibir su presencia, triste tributo que debemos pagar en aras de la modernidad y rapidez. Hasta aquí el viaje es muy monótono, las rectas y llanuras que se cruzan son aburridas (en ocasiones, para evitarlo, vamos por la antigua carretera).

Seguimos por la autovía E7 hasta su finalización en la N330 donde, como decimos, la carretera cambia porque estamos en prepirineo y el terreno se va escarpando. Con un ritmo de viaje adecuado, para poder disfrutar del paisaje, negociamos las deliciosas curvas de Arguís, cruzando el puerto y túnel de Monrepós donde pasé tanto frío que las rodillas castañeteaban en el depósito de la moto.

Sorteamos Sabiñánigo y enseguida encontramos desvío a la derecha hacia Biescas, que sobrepasamos, por la A-136, llevando el río Gállego a la derecha. Poco antes de llegar a Búbal nos desviamos por la HU-V-6104 hacia nuestro destino. Este tramo lo realizaremos con cuidado, como se puede intuir por el plano superior es carretera en peor estado donde hay mucho que ver y admirar, como el pantano, un túnel tallado en pura roca, la presa y así discurre este trecho hasta alcanzar Hoz de Jaca.

El lugar

Estamos en pleno Valle de Tena, en la cara noroeste de Peña Blanca junto al embalse de Búbal y en la margen izquierda del río Gállego, para encontrarnos con la localidad de Hoz de Jaca (Oz de Tena en aragonés) que, por esta singular ubicación, constituye un auténtico mirador desde donde contemplar las bellezas naturales del entorno.

Este pueblo, uno de los pocos del valle que tiene ayuntamiento propio, es pintoresco y acogedor por todo el entorno en el que está enclavado y porque cuenta con un bello núcleo poblacional, con sus típicos edificios apiñados en torno a la iglesia parroquial, estructurando calles estrechas y recoletas, con tramos angostos en muchos casos. Se sigue la tónica de la arquitectura popular pirenaica, con sus cubiertas de pizarra que presentan gran inclinación, alterada tan solo por las clásicas buhardillas, con bonitos escudos en las fachadas y donde practican un riguroso control sobre las nuevas construcciones. Así pues no debemos dejar pasar la oportunidad de pasear por estas calles que, como decimos, vamos a encontrar cargadas de encantadores rincones, formados por viviendas tradicionales, donde podemos apreciar las características propias de la zona en la que estamos: gruesos muros y pequeños vanos que se cierran con pendientes techumbres para evitar que se acumule la nieve de esos duros inviernos del Pirineo.

Hay que destacar el ayuntamiento (s. XVII) recientemente restaurado, casa Víu (s. XVII) y la iglesia parroquial barroca dedicada a los Santos Reyes (s. XVII y XVIII), también recientemente restaurada y compuesta por una nave terminada con una cabecera plana, con capillas en los laterales, techándose todo el conjunto con bóvedas de lunetas. La puerta se abre a los pies, adovelada, con atrio sobre el que se alza la torre campanario cuadrangular, rematada por tejadillo a cuatro aguas.

Excelente idea e impresionante es el Mirador del Muro, balcón colgado literalmente sobre el pantano de Búbal, en esta ocasión como punto central de nuestra visita.

Tras aparcar en la estrechez de su entrada, y ver el mirador, no pude evitar acordarme de una pajarera. Una vez dentro uno se siente preso del vértigo y el subconsciente busca espacio donde agarrarse.

Desde este punto se pueden admirar unas envidiables vistas del Valle de Tena, con el embalse de Búbal a tus pies, la Peña Telera y los ibones de Sabocos y de los Asnos como los atractivos más cercanos.

Quiero hacer un alto para hablar de Saqués, otro doloroso tributo de estas tierras a la modernidad. Es pueblo deshabitado por la construcción de un pantano, que supone la vida para otros pero para él la muerte.

Del libro de José Luis Acín Fanlo PAISAJES CON MEMORIA tomamos estos significativos párrafos:

    "Su otrora importancia como lugar centrifugo de varios y necesarios servicios - situación al lado de la antigua carretera según dejan ver las aguas en su estiaje -, se fue al traste y pasó a engrosar la ya abultada lista del olvido como consecuencia de la construcción del pantano de Búbal. Un hotel, totalmente destruido, que ya no hospedará a nadie; sus tiendas no atenderán ya ni servirán a los convecinos, en el correo no se depositará la correspondencia - a él acudían los pueblos vecinos a recogerlo y distribuirlo entre sus moradores -. También por tierra algún chalet de los veraneantes provenientes de Huesca..... Todo, absolutamente todo, comenzó a destruirse a partir de aquella fecha fatídica, de aquel 1969 que marcó profundamente la vida de este Valle de Tena, transformando totalmente la vida del valle y la vida de algunos tensinos".


Dónde almorzar

En nuestras rutas no siempre ha sido satisfactoria la parada para el almuerzo, esta es una de esas ocasiones que no nos agrada especialmente comentar.

Nuestra elección para este viaje era almorzar en el Pueyo de Jaca, pero no había ningún establecimiento abierto, por ello continuamos viaje hasta la cercana Panticosa, lugar turístico que anticipaba seguridad para encontrar un restaurante.

No vamos a detallar nada más pues, verdaderamente, salimos descontentos en esta ocasión, atendidos con mucha desgana y a precios exultantes, como si en el stress invernal hubieran agotado toda atención al cliente.

Después de nuestra visita comprobamos que Hoz posee lugares muy interesantes para un buen almuerzo, de entre ellos hemos seleccionado el Mirador que os reseñamos, habrá que comprobarlo en la próxima ocasión.


EL MIRADOR

Avda. Mirador, 8

Tel. 974 487 384

Hoz de Jaca (Huesca)


(c) 2009   Ignacio Gonzalvo


Localidad: HOZ DE JACA


Distancia de Zaragoza: 147 Km.


Tiempo estimado: 01h46


Comarca: ALTO GÁLLEGO


Provincia: HUESCA


Población: 87 habitantes


Altitud: 1272 m.

Galería