Herrera de los Navarros

Herrera de los Navarros - Santuario de la Virgen

Dedicatoria

Esta ruta la hemos realizado en numerosas ocasiones, creo que hasta la fecha son siete y supongo que si hay salud el número irá creciendo. Por unas causas o por otras ha permanecido oculta en el archivo de la memoria como una tarea pendiente de una ocasión especial para salir a la luz.

La situación accidental en la que me encuentro me ha brindado la ocasión esperada, para rebuscar en los cajones del pasado y preparar el reportaje que quisiera dedicar al amigo Javier Luis Lafuente, buen compañero muy vinculado al lugar y al que tantas veces le tenía prometido este trabajo.

Cómo llegar

Herrera de los Navarros es uno de esos municipios que podemos alcanzar por rutas diferentes y, como solemos hacer cuando se nos plantea este caso, elegimos una de ellas para la ida y otra para el retorno procurando que ambas sean por carreteras poco transitadas.

Iniciamos camino por la carretera de Castellón hasta llegar a La Cartuja Baja donde nos desviaremos a la derecha de la marcha para tomar la CV-624, estupenda calzada de reciente factura que nos permitirá alcanzar Torrecilla de Valmadrid y Valmadrid. Solo unos 32 Km. recorridos y sorprende el cambio experimentado; del movimiento de la ciudad al sosiego de estos parajes, de los verdores de la huerta a los amarillentos de estos sequerales, de la polución a la claridad de cielo en tan solo un suspiro. Bien merece la pena un alto en el camino para tan solo esto, ¡¡respirar!!.

Seguimos rumbo a La Puebla de Albortón, siguiente punto de nuestra ruta. Ahora se torna el piso muy deficiente, no debe llegar el presupuesto para mas, así que lo tomaremos con calma y en el serpentear del camino prestaremos atención a los restos de un pinar hermoso que un fatídico incendio diezmó recientemente y a la sierra que debemos atravesar, desde cuya cima descubriremos un espectacular paisaje que bien podría servir como fondo para un western americano.

Desde La Puebla llegamos al cruce de la formidable carretera que une Belchite con Cariñena, izquierda y derecha de nuestra marcha, para tomar dirección a Azuara, un interesante lugar al que dedicaremos visita pormenorizada en mejor ocasión y con un amplio reportaje. Ya en la entrada del pueblo veremos indicada, a la derecha de la marcha, la próxima parada de nuestro viaje, Herrera de los Navarros, de donde tan solo nos separan 22 km. por la A-1506, cuyo trazado discurre paralelo al río Cameras, que recoge las aguas del Herrera para desembocarlas todas en el Aguasvivas.

Desde Herrera tan solo nos resta ya tomar camino de Villar de los Navarros, por la CV-304, y en breve nos encontraremos el desvío para ascender al Santuario, a la derecha de la marcha, un empinado trecho asfaltado cuya mayor parte discurre por un espeso pinar y que recorreremos con la debida atención.

Para el regreso, como queda dicho, circularemos también por carreteras de segundo orden, tan solo 65 km. de distancia, con el piso en regular estado y escasa circulación que nos facilitará el disfrutar del camino y conocer enclaves interesantes. Así pues marcharemos por la A-1506 rumbo a Aguilón,  Bodegas Ayles que atravesaremos, y Villanueva de Huerva, otro cruce de caminos con Cariñena y Belchite, que también atravesaremos para seguir el curso del río Huerva.

El viaje es por tierra de vinos y vamos a transitar por la Finca Señorío Ayles, productora de buenos pagos como Serendipia, y en la que, como reza en su reclamo, podemos encontrar "... un mundo, pequeño y apasionante, donde el vino y el trabajo en plena naturaleza son los principales protagonistas ...".

Dejando atrás Mezalocha, donde las aguas del Huerva se embalsan, seguimos hasta alcanzar el municipio de Muel, también merecedor de una puntualizada visita pues es mundialmente conocido por su cerámica y aquellas pechinas que pintara Goya en su también famosa ermita, y desde allí a Zaragoza por la A-23 para finalizar nuestro viaje.

El lugar

La villa de Herrera de los Navarros, cruce de caminos de la sierra, es uno de esos lugares con los que la historia ha sido generosa. Pueblos prerromanos como los celtiberos, romanos, árabes, cristianos y mudéjares; todo un crisol de culturas que con el paso de los siglos fueron conformando el carácter y la personalidad de sus gentes.

Localidad que ha sufrido, como la gran mayoría de todas las que integran esta tierra nuestra, una paulatina pérdida de población y de magnitud, citar tan sólo que en el año 1900 su población era de 1.860 habitantes (más del doble que la actual).


El aditamento "de los Navarros" ha dado lugar a varias teorías que expongo: una de ellas está conectada con la posible repoblación de esta villa por elementos navarros gracias a los fueros reales otorgados en la reconquista para atraer población del norte peninsular; la otra, más actual, está relacionada con unas cruces flordelisadas que hay en la puerta de acceso a la iglesia de San Juan Bautista, que igualmente aparecen en el ábside de San Miguel de los Navarros de Zaragoza, las cuales pueden estar en relación con el obispo Pedro Aznar de Rada, quien utilizaba esta misma cruz en su escudo.

Su tortuoso núcleo de población, influjo árabe en la localidad, ocupa una vaguada en el mismo límite con la provincia de Teruel, al pie de la Sierra de Herrera, junto al cauce del exiguo río que da nombre al pueblo y a la sierra y que parte el caserío en dos, al tiempo que crea sendos paseos ribereños con bellas zonas ajardinadas y varios puentes de unión entre una y otra orilla.

Sobre la margen izquierda del cauce se perfila la vía principal, que al poco se ensancha para formar una plaza donde se levanta el magnífico conjunto de San Juan Bautista, parroquia de la localidad. Esta iglesia mudéjar, de tipo fortaleza, fue constituida a finales del siglo XIV y aunque su estado deja bastante que desear -desapareció su antiguo ábside, que se derrumbó, y fue sustituido por otro- fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

De ella nos llama poderosamente la atención la singularidad con que está rematada su fachada principal mediante "las Escambrijas", dos hileras de arquillos de medio punto superpuestos que cumplen en la actualidad como nido de palomas. También su espectacular torre campanario, de estilo mudéjar, de planta cuadrada y decorada con rombos de ladrillo, similar a la de Villar de los Navarros, rematada con su actual cuerpo de campanas del siglo XVI. La tradición del lugar señala que este edificio eclesial fue construido en el solar que ocupó lo que fue el antiguo palacio real de Alfonso I.

Tras este sucinto recorrido por sus calles debemos dirigirnos al motivo primordial de nuestra visita, el Santuario de la Virgen de Herrera, lugar emblemático del municipio situado en el pico del mismo nombre, a nada menos que 1.348 metros de altura. Para subir a él nos bastará el gozo de ver, en la misma línea divisoria de Teruel y Zaragoza, medio Aragón a nuestros pies en un paisaje singular de gran belleza, ideal para el amante de la naturaleza. En días despejados podremos ver, hacia el norte, desde los Pirineos al Moncayo; y hacia al sur, toda la parte septentrional de Teruel, sin duda una buena recompensa.

La ermita se erigió, según cuenta la tradición, en el mismo lugar donde se apareció la Virgen, en una carrasca, al carbonero Martín. Por dos veces intentaron llevar la imagen aparecida desde el monte a la iglesia del pueblo pero ésta nuevamente se subió a las cumbres. Los hijos de Herrera optaron por dejarla en el primitivo lugar de la  aparición, donde se erigió el santuario para que desde allí siguiera obrando milagros.

La ermita sufrió ampliaciones en el siglo XVI pero lo que ahora se conserva es del XVII y XVIII. En la iglesia parroquial tienen una réplica de la Virgen de Herrera, que solo sube a la ermita cuando celebran rogativas para implorar la lluvia.

Son muchos los pueblos que practican romerías a este lugar, cada uno en su día. Los herrerinos llevan a cabo varias subidas anuales; en las fiestas de Pentecostés; para las patronales que se celebran en honor de la Virgen de la Sierra de Herrera, del 8 al 11 de septiembre y para San Jorge, patrón de Aragón, día en el que los quintos del año se apoderan de la villa y permanece paralizada hasta que estos marchan a dormir, a eso del mediodía. Una de nuestras visitas coincidió con tal circunstancia y podemos dar fe de que tuvimos que desfilar con las motos por entre la espesa muchachada y salir pitando en busca de lugar mas tranquilo donde almorzar.

Dónde almorzar

Dispone la villa y sus proximidades de muy variadas opciones donde aplacar la gana. Para esta ocasión, por el motivo principal de nuestro viaje, decidimos almorzar en el mismo Santuario. El complejo está muy bien habilitado para tal fin y además, por el inusual escenario en el que nos encontramos, podemos asegurar que el tentempié sienta especialmente bien. En otras ocasiones, cuando hemos preferido almorzar en el núcleo urbano, el AVENIDA siempre nos trató satisfactoriamente y con presteza.


RESTAURANTE AVENIDA

Av. Zaragoza. 32

Tel. 976 143 067

Herrera de los Navarros

(Zaragoza)

 


ERMITA VIRGEN DE LA SIERRA

 

Tel. 976 148 018

Herrera de los Navarros

(Zaragoza)

(c) 2011   Ignacio Gonzalvo


Localidad: HERRERA DE LOS NAVARROS

Distancia de Zaragoza: 82 Km. (la ida)


Tiempo estimado: 01h40


Comarca: CAMPO DE DAROCA


Provincia: ZARAGOZA


Población: 616 habitantes


Altitud: 809 m.

Galería