Belchite

Belchite - El pueblo viejo

Cómo llegar

No se conoce mejor un lugar por tenerlo mas cerca. Sucede esto con Belchite, a tan corta distancia de Zaragoza, por la carretera de Castellón, y tan extraña para muchos.

El desvío lo encontramos casi a la mitad del camino entre El Burgo y Fuentes. Después curvas suaves y relieves montañosos donde el alabastro asoma su blancura, hasta rebasar Mediana, en la hondonada, entre el verde de su fértil huerta, porque el agua obra milagros.

Luego surge la llanura árida, tierras baldías y resecas, monte raso que podría redimir un día el canal de la margen derecha del Ebro. Después kilómetros y kilómetros, casi veinte, de línea recta. Al fondo, el gris de los olivares, con el que Belchite se anuncia en la distancia. Llanura inmensa, barrida por los vientos y calcinada por los soles del estío. Y el pueblo viejo, totalmente destruido, que nos aparece como testimonio de las barbaridades de la guerra que aquí originó 6.000 muertes civiles.

Pero no es esta la única ruta que nos acerca a la localidad, tenemos muchas otras posibilidades a elegir, un ramillete de opciones según los gustos o nos apetezca en un dia determinado. Todas ellas las hemos recorrido en nuestros paseos moteros y todas tienen su diferente encanto particular.

Podremos cruzar los montes de Valmadrid, un extenso y denso pinar de pino carrasco que se extiende por la ladera de la Plana de Zaragoza. Excelente ejemplo de bosque mediterráneo con el típico sotobosque de coscoja, enebro, romero y sabina negral. Luego un breve descenso por parajes esteparios hasta la Puebla de Albortón para, desde allí, alcanzar Belchite. La distancia recorrida asciende a los 60 Kms., por la configuración de la calzada se trata de la vía más lenta.

Otra opción es dar un pequeño rodeo que nos llevará hasta Quinto de Ebro para tomar, en el mismo pueblo, el desvío a Codo y desde allí a Belchite. Se accede por aquí a El Planerón, un área esteparia con especiales características ornitológicas y botánicas, que ha sido declarada ZEPA (Zona de especial Protección para las Aves) y propuesta también como LIC (Lugar de Interés Comunitario). Esta vez la distancia asciende a 73 Kms. pero con mejor calzada en mas de la mitad del trayecto.

Y en último lugar, aunque casi se podría decir que todos los caminos pasan por Belchite, la ruta de Fuendetodos, pueblo natal de Goya y por tanto una parada obligada para disfrutar de sus rincones llenos de tipismo y valiosos ejemplos de arquitectura popular medieval. Por la carretera antigua de Teruel hasta el desvío de Botorrita que, tras pasar por Jaulín y la casa de Goya, nos llevará a Belchite habiendo recorrido en esta ocasión 70 Kms. de distancia.

Estos no son todos los accesos, todavía hay otras variantes que no detallo por ser mas enrevesadas, pero sí quiero dejar constancia que el viaje nunca será, ni debe ser, motivo suficiente para no haber estado en Belchite.

El lugar

Villa de la provincia de Zaragoza situada en la parte central de la Depresión del Ebro. Se asienta en una de las zonas más áridas del país, atravesada por el río Aguasvivas que riega sus campos, con grandes contrastes de temperatura entre estaciones. Sus suelos son llanos y secos y aunque la capital zaragozana queda cerca, el paisaje hace pensar en una distancia más larga por el entorno tan diferente que nos ofrece.

Por su accesibilidad para el paseo en moto hemos visitado esta localidad en muchas ocasiones, ello unido a su cuantiosa e interesante historia es motivo suficiente para haber escrito este reportaje con anterioridad, sin embargo nunca me puse a ello y no se muy bien porque, tal vez por el respeto que en mí origina su historia mas reciente o por el temor a no ser lo suficientemente justo con ella. No es una población turística, pero si es recomendable su visita, sobre todo a los jóvenes. Nos hará pensar en lo que los hombres son capaces de hacer cuando pierden la razón.

Belchite tiene muchos tesoros por descubrir, algunos naturales como sus Estepas, el Pozo de los Chorros considerado como una pequeña joya, La Lomaza como Refugio de Fauna Silvestre o El Planerón como Reserva Ornitológica, ambas zonas declaradas “Reserva de la Biosfera”. Su “Centro de Interpretación de las Estepas” y su Museo Etnológico, con aulas para aprender los oficios antiguos y las tradiciones de la zona.

Belchite también tiene dos pueblos o dos almas: el Viejo que, por su importancia estratégica como entrada natural hacia Zaragoza, se convirtió en el escenario de una encarnizada batalla que lo destruyó casi por completo durante la Guerra Civil, y el Nuevo, que fue construido al lado del antiguo emplazamiento.

El actual estado del Belchite viejo, parcialmente restringido su acceso por el riesgo de derrumbe, no es fruto exclusivo de la destrucción que sufrió en una guerra fratricida, durante la Batalla de Belchite (verano 1937), pues en él vivieron tras la batalla casi 3.000 belchitanos hasta que en 1954 fueron entregadas las primeras casas del nuevo pueblo (otros muchos siguieron viviendo una década más hasta que pasaron al nuevo Belchite). También la desidia y el abandono a que ha sido sometido Aragón tiene su peso en la situación actual.

Pero algunas de estas ruinas todavía mantienen su grandeza y la belleza aún perdura, como en los casos de:

Convento de San Agustín. Esta orden de los agustinos se estableció en Belchite a fines del siglo XVI y de su presencia todavía se conserva la iglesia que mezcla el estilo barroco y neoclásico en sus formas, usando como material el ladrillo, como en el resto de construcciones de la población. Se distingue la planta de cruz latina, destacando en su interior la decoración barroca con estucos y esgrafiados.

La iglesia de San Martín de Tours, seguramente la construcción de mayor calidad artística de Belchite. Mezcla estilos desde el mudéjar del siglo XIV en su ábside poligonal con sus peculiares contrafuertes y la torre de tipo alminar almohade, pasando por la transformación del siglo XVI, en la que se recreció la nave con la típica galería aragonesa superior de arcos del Renacimiento, hasta la realización de las capillas laterales en estilo barroco en el siglo XVII y la fachada monumental del XIX, todas ellas usando como material principal el ladrillo.

El Convento de San Rafael perteneció a la Orden de las dominicas y fue construido en el siglo XVIII. Sirvió de escuela de las niñas y los párvulos de la población posteriormente.

La Torre del Reloj es lo que queda de la antigua iglesia de San Juan, que fue desacralizada para colocar el reloj que marcaría las horas del pueblo hasta su destrucción en la Guerra Civil. La torre es de estilo mudéjar y fue realizada entre los siglos XIV y XV.

El Seminario menor, que fue primer seminario de la diócesis de Zaragoza, apartado del núcleo, al borde de la carretera que va hacia la vecina localidad de Lécera.

De toda la historia que encierra esta localidad me gustaría detenerme en un breve período de la misma, la más recientemente sufrida, porque Belchite es un escenario emblemático de la Guerra Civil que reúne vestigios, algunos visibles y otros ocultos, tanto de la guerra como del franquismo.

Según podemos leer en la Gran Enciclopedia Aragonesa, por Batalla de Belchite se conoce la que quizá fue, en su marcha hacia Zaragoza, operación más ambiciosa del Ejército Republicano en Aragón, ocupando esta población tras largas luchas que duraron del 20/08 al 07/09/1937. Se trataba de romper un frente establecido desde hacía meses a lo largo de seiscientos kilómetros a través de las tres provincias aragonesas, de norte a sur, y de obligar así a las tropas nacionales a distraerse de su meta del momento, Asturias y Santander.

Belchite, que pertenecía a la zona nacional, suponía un auténtico baluarte, donde más de 2000 hombres la defendían con excelente fortificación, en la que sobresalían las Escuelas y el Seminario, y grandes contingentes de apoyo la reforzaron desde fuera del recinto (los tercios de Montserrat y Almogávares, la Legión Cóndor, la Legionaria italiana, etc.). Las tropas republicanas, mandadas por el general Pozas, suponían unos 80.000 hombres formados en el V Cuerpo de Ejército, con las divisiones de Líster, el Campesino y Walter, el XII Cuerpo, las divisiones 27 y 35 y varias brigadas de línea y reserva.

Las operaciones las dirigían desde el Ejército del Este los republicanos (Bujaraloz), y desde Alfaro el general Franco. Los días 24 y 25 de agosto se ocupa por aquéllos Codo, y se alcanza Fuendetodos, Mediana y el Ebro. Al día siguiente se entra en Quinto, produciéndose gran temor en Zaragoza. Pero inmediatamente comienza el contraataque, tras la toma de Santander por las tropas de Franco. La tenaza republicana se cierra sobre Belchite tras la ocupación de La Puebla y la estación de Azuara. El día 7, tras luchar casa por casa en gestos de gran heroicidad en ambos bandos, se confirma la toma de Belchite por los republicanos, un trofeo moral, que se acrecentará en el invierno con la toma de Teruel.

Pero Zaragoza queda cada vez más inalcanzable, pues han tenido tiempo de preparar la defensa y de llegar las tropas del Norte. A partir de ese momento, Belchite supondrá una herida para Franco.

El balance de la batalla se ha establecido en unos 6.000 muertos entre los defensores (entre ellos los jefes de la plaza, teniente coronel San Martín y comandante Santa Pau), 3.000 prisioneros y 636 soldados que se pasaron de bando.

Seis meses después, el 10 de marzo de 1938, las fuerzas sublevadas de Franco volvieron a tomar el pueblo. El dictador, cuando inauguró el pueblo nuevo, en 1954, expresaba así su devoción por el lugar: 'Belchite fue bastión que aguantó la furia rojo-comunista. En los frentes de batalla y en las guerras a unos les corresponde ser yunque y a otros maza. Belchite fue yunque, fue el reducto que había de aguantar mientras se desarrollaban las operaciones del norte. Belchite tenía que poner el pecho de sus hijos para que fuese posible la victoria. Y de aquella sangre derramada, de aquel esfuerzo heroico de hombres, mujeres y niños, de ahí nació nuestra victoria'.

El general Franco quiso mantener intactas las ruinas del viejo Belchite como símbolo de su victoria, para que nadie nunca se olvidara, y mandó construir un pueblo nuevo, homogéneo, sobrio, de casas clónicas, en formación casi militar. Visitó la población un par de veces y en una de ellas concedió a Belchite la distinción de Heroica y además la Laureada de San Fernando, títulos que se añadieron a los de Leal y Noble, que le habían sido otorgados a la población por el Rey Alfonso I (El Batallador).

Ahora que las ruinas del pueblo viejo prácticamente están desaparecidas debido al desgaste del tiempo y los saqueos, empezamos a conocer la otra cara de la historia, la que ha sido silenciada: gran parte del pueblo nuevo fue construido por presos políticos republicanos pues la dirección general de Regiones Devastadas instaló un destacamento penal en Belchite, en el que trabajaron en condiciones inhumanas una media de mil presos.

Debemos velar por este recuerdo para evitar caer nuevamente en el mismo error pues "con Belchite desaparece el testimonio de la conciencia de un país, de la barbaridades de una guerra", porque eso es Belchite: un monumento más muerto que vivo de la ira destructiva de la guerra civil española.

Dónde almorzar

Reponer fuerzas en Belchite siempre es seguro en el Bar La Lomaza, donde han sido numerosas las ocasiones en que hemos tenido oportunidad de hacerlo.

Para esta ocasión traíamos la intención de almorzar a cuatro Km. de la localidad en dirección a Cariñena, en el cercano Santuario de la Virgen del Pueyo patrona de la localidad, donde sabíamos de la existencia de albergue y unos asadores, pero nos informan que ahora no daban servicio pues la familia que lo prestaba se había jubilado y además para visitarlo era necesario solicitar las llaves al cura párroco. Así pues decidimos acercarnos allí tras un alto para almorzar en La Lomaza, muy sanamente eso sí pues como el tiempo acompañaba nos acomodados en la terraza del bar para disfrutar del aire libre y donde esos huevos fritos con jamón nos supieron a gloria.

BAR RESTAURANTE LA LOMAZA

C/ San Ramón, 15

Tel. 645 939 529

Belchite (Zaragoza)

(c) 2008 Ignacio Gonzalvo

 

Localidad: BELCHITE

Distancia de Zaragoza: 49 Km.

Tiempo estimado: 00h52

Comarca: CAMPO DE BELCHITE

Provincia: ZARAGOZA

Población: 1.500 habitantes

Altitud: 447 m.

Galería