Alberuela

Alberuela de Tubo

Cómo llegar

El itinerario de ida lo hemos elegido por la ruta más corta, calzadas de segundo orden pero de buen circular y mucho más tranquilas para saborear estos parajes hermosos y desolados que nos brinda la Comarca de los Monegros.

Salimos de la ciudad por la carretera de Barcelona, N-IIA, atravesando Santa Isabel para, ya casi al final, tomar desvío a la izquierda en dirección a Sariñena, por la A-129.

Abandonamos Santa Isabel y casi sin darnos cuenta nos adentramos en Villamayor que atravesamos y donde, por su visitado vivero, finalizan viaje dominical muchos de los que nos han acompañado desde la capital.

Ahora la carretera se torna más solitaria, la escasa circulación en días festivos nos va a permitir disfrutar del agradable trazado de este itinerario.

Sin dejar la A-129, nos encontraremos con Perdiguera y Leciñena antes de iniciar la corta ascensión a la Sierra de Alcubierre, espina dorsal dentro del árido paisaje de los Monegros. Enseguida Alcubierre y los once km. de recta que le separan de Lanaja.

Tras cruzar Lanaja nos desviamos a la izquierda, rumbo a Poleñino, por la A-1220 que ya nos conducirá directamente hasta nuestro destino, Alberuela de Tubo.

Este último tramo lo realizaremos con atención para observar cuanto se nos ofrece, podremos otear en tan sólo cuatro km. los espectaculares "torrollones"; el desvío a Sodeto, que es pedanía de la que luego os hablaremos, y el acceso al parque de aventura La Gabarda que es, sencillamente, como reza en su publicidad: "Existen en la tierra lugares mágicos donde todo es posible, territorios eternos que te trasportan a otra dimensión". Pronto avistaremos el cerro con la sobresaliente ermita como aviso de que hemos alcanzado nuestra meta.

El lugar

Alberuela de Tubo es una población establecida en la depresión de Sariñena, junto al canal del río Flumen, al abrigo de la Serreta de Tramaced y los torrollones de Gabarda. Tiene su casco urbano acomodado al pie de un cerro notable de arenisca, escarpado que fue fortificado en tiempos de la dominación del Islam y donde hoy podemos ver los restos de su castillo, al que se accede desde el propio pueblo por una escalera tallada en la misma roca.

Llegados a su parte más elevada, desde donde se domina una exquisita panorámica de todo el pueblo, podremos contemplar como yerguen antiguos restos de esta obra musulmana del siglo IX, que cayó en manos de Alfonso el Batallador a principios del siglo XII, y de la que todavía hoy, tras sucesivas excavaciones, se siguen descubriendo más y más huellas. Gracias a ellas podemos apreciar dos torres, partes del muro, dos habitaciones talladas en la roca arenisca, un aljibe en su parte central y varios silos excavados.

En el centro de la plataforma del castillo nos topamos con la ermita de Nuestra Señora del Castillo, levantada entre los siglos XV y XVI, presenta evidentes rasgos góticos y ha sido restaurada recientemente. La imagen fue quemada en la Guerra Civil y a partir de su recuerdo se ha elaborado una réplica en la que se aprecia una nube de angelitos sosteniendo la fortaleza en la que se sienta la Virgen.

La vida en Abargüela de Tubo (en aragonés) gira en torno a su plaza mayor, donde se ubica la iglesia de San Juan Evangelista, siendo la construcción que hoy conocemos consecuencia de la reforma y ampliación que se llevó a cabo en 1607, sobre un antiguo templo románico tardío del siglo XIII. En su interior podremos admirar bellos retablos renacentistas y barrocos de gran interés artístico.

Entre la plaza y el cerro se encuentra la parte más antigua del pueblo, con sus calles más estrechas y una mayor concentración de edificios, al otro lado tenemos el núcleo más reciente y la carretera que da acceso.

La principal economía de sus buenas gentes viene de la agricultura y ganadería, que fueron potenciadas a mediados del siglo XX gracias a la construcción del canal del Flumen que permitió la creación de regadíos.

Así nació también Sodeto, pedanía de Alberuela, que fue edificado dentro del Plan de Colonización llevado a cabo por el IRYDA en los años cincuenta y del que, como pueblo de colonización que es, impresionan sus edificios de monótono diseño, construidos bajo un mismo patrón, sus rectas calles dan la sensación de organización y homogeneidad que corresponde a estos pueblos de factura oficial. Su población de 234 habitantes es, sorprendentemente, casi el doble que la del pueblo principal.

Debemos visitar también la Casa del Mayoral que alberga un más que interesante Centro de Interpretación dedicado a este proceso de colonización llevado a cabo por el régimen franquista, a mediados del siglo pasado, para poner en explotación territorios que hasta entonces habían permanecido baldíos. De este impulso nacieron pueblos como éste de Sodeto, prototipo ideal de la colonización agraria española.

Entre estas dos localidades está el rincón del Olivar, puerta de entrada al parque de aventura La Gabarda, una plantación rescatada del olvido para ser utilizada como zona de ocio y en la que hoy se pueden realizar múltiples actividades de recreo al abrigo de macizos rocosos impresionantes.

Nos ofrece la oportunidad única de contemplar toda la grandiosidad que nos rodea y descubrir alguno de los muchos tesoros que encierra este rincón de los Monegros.

El paso del tiempo ha modelado este paisaje. Los sedimentos que hace millones de años trajeron desde el Pirineo ríos que hoy ya no existen, se solidificaron surgiendo las rocas areniscas que hoy se erigen transformadas por la erosión en verdaderos monumentos artísticos. Encontramos los magníficos Torrollones de Gabarda que son tal vez las formaciones rocosas más características de este museo al aire libre.

 

Arqueología, paisaje, flora y fauna, todo ello lo podremos descubrir en nuestra visita a este parque. Plantas como aliagas, lavanda, tomillo y esparto entre otras, afloran en la estepa, sobreviviendo en un clima duro, con muy poca agua y fuertes vientos. Además es un entorno declarado como Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), donde las rapaces, sobre todo el búho real, “campan a sus anchas”.

Sin embargo, una parte importante de este parque es la dedicada a la aventura. Se pueden realizar una serie de atracciones guiadas por monitores especializados en la materia y con totales medidas de seguridad. Se puede hacer tirolina, andar entre los árboles con sogas o lianas, cruzar por pasarelas y recorridos en altura sorteando distintos obstáculos. Una descarga importante de adrenalina. Además los distintos circuitos están adaptados a las edades de los participantes en tres categorías: menos de 7 años, menos de 12 años y mayores de 12 años sin límite de edad.

La V Concentración de motos antiguas en Monegros, que tuvo lugar en Alberuela, fue el origen de nuestra visita, para contemplar motos anteriores a la guerra, y aunque no alcanzamos a ver parte de lo que en este artículo se expone hemos querido dejar constancia de todo ello porque éste es, sin duda alguna, uno de esos puntos tranquilos de nuestra Comunidad que encierra grandes valores científicos, didácticos y culturales mereciendo por ello una visita sin prisa, con intención de saborear las pequeñas maravillas que por aquí vamos a encontrar.


Dónde almorzar

Fácil, muy fácil lo tenemos en este pueblo para satisfacer el apetito pues solo hay un establecimiento dedicado ello. No podemos facilitar el nombre porque no lo tiene en la calle y esa fue la causa de que en nuestra primera visita nos pasara desapercibido y diéramos la vuelta a la manzana sin encontrarlo, a pesar de contar con las amables indicaciones de la gente del lugar.

En cuanto a la atención recibida decir que fue la correcta, precio económico y un lugar tranquilo que ayuda a que, en nuestras ya repetidas visitas desde que lo descubrimos, el almuerzo nos resulte siempre muy agradable.

(c) 2009   Ignacio Gonzalvo


Localidad: ALBERUELA de TUBO

 

Distancia de Zaragoza: 73 Km.

 

Tiempo estimado: 01h33

 

Comarca: MONEGROS

 

Provincia: HUESCA

 

Población: 136 habitantes

 

Altitud: 340 m.

Galería